martes, 27 de octubre de 2015

Magisterium: La Prueba de Hierro


Call Hunt no es el primero de su clase. Tampoco el más popular de su colegio, pero tiene un don. El extraño poder de la magia lo ha escogido para entrar en el Magisterium, la escuela de magia más secreta del mundo. Un lugar donde acceden muy pocos privilegiados. Allí descubrira quién es realmente y cuáles son los peligros que el Enemigo le depara. Eso sí no podrá hacerlo solo. ¿Te atreves a acompañarlo? 
 

  A pocas semanas de que ''The Copper Gauntlet'' salga a la venta y a muchos meses de haber acabado el primer libro de la saga, os traigo la reseña de una de mis sorpresas favoritas del año pasado, La Prueba de Hierro. El que sea un libro de apenas ___ páginas y que sus autoras sean el duo de Cassandra Clare y Holy Black ayuda a que la lectura sea amena y rápida, cuando queráis daros cuentas ya estaréis leyendo el final. 

 La historia se centra en Callum Hunt (Call para los amigos), un chico medio cojo que tiene una vida casi normal, hasta que llegan las pruebas de admisión al Magisterium, una academia de magia. Call es llamado a participar en estas, pero su padre le advierte de que nunca debe confiar en un mago y que, pase lo que pase, ha de suspender la prueba y no entrar en el colegio. Podéis imaginaros que esto no es precisamente lo que ocurre.
Como siempre, voy a dejar aquí el resumen (muy breve, lo se) y voy a centrarme en la crítica. 
 A muchos os sonará la historia: un niño que entra en un colegio de magia, entabla amistad con un chico y una chica, formado un equipo de tres, a cargo del mejor profesor de todos y esta en el punto de mira de muchos. Acertasteis, Harry Potter

 PUES NO

 Siento decepcionaros, pero no, puede que os suene de buenas a primeras, pero ni Call se parece a Harry, ni la magia de Howards a la de Magisterium, y mucho menos donde y como la practican. Callum es justo lo contrario a el héroe que la mayoría de autores nos tienen acostumbrados: es cojo, por lo que le cuesta horrores caminar y por lo tanto no es atlético, un chico bastante rebelde con algún que otro problema social y, al parecer, sin ningún tipo de talento, es muy humano. Tan humano que hace que enseguida le tengas empatía e incluso te sientas identificado con el. Además, ni Tamara ni Aaron son Hermione o Ron (tal vez Tamara sea un poco Hermione, pero solo un poco...), tienen personalidades muy marcadas al principio pero que a lo largo (o corto) del libro se desarrollan, y estoy segura que su evolución a lo largo de la saga será muy pero que muy interesante. 



 Luego esta lo que más me llamó la atención a mi: Magisterium el colegio/caverna donde se desarrolla la mayoría de la historia. No fastidiéis, esta bajo tierra, la entrada a las habitaciones funciona con piedras mágicas según tu rango, tienen una sala de fiesta super moderna y super mágica (todo muy súper, si) y además se mueven de un lado a otro en canoas a lo más estilo visita guiada a una cueva que mueven ellos con magia. Y es que la magia no es la típica de Abrakadabra, libro de hechizos, varita y sombrero, no, aquí se trata de los elementos. Según el curso estudian un elemento, pero todos tienen un elemento más afín a si mismo, y  además, hay seres (como monstruitos) de personas que se transformaron al comer algo de ese elemento (un grano de arena, una brasa, agua wtf) para obtener más poder y ahora bamban por ahí causando estragos.

 En fin, creo que estoy alargando mucho esta reseña, pero es que me ha encantado taaaanto que me es difícil escoger que contaros y no, así que lo voy a dejar aquí, y de verdad, es un libro muy bueno que os va a sorprender (sobretodo el final, ese final en el que se te va a salir la mandibula de tanto abrir la boca diciendo ¿QUEEEEEEEEEEEEEE? DIOOOS)

Callum, Tamara y Aaron contando granos de arena <3
   
LO MEJOR: Callum. Magisterium. La magia. EL FINAL

LO PEOR: A veces era un poco difícil situarse, al ser escenarios complicados y poco comunes. Al ser un libro introductorio, peca de que no nos va a contar cosas clave hasta casi el final, osea que no esperéis muchísima acción, eso sí, entretiene y no os defraudara.



No escoges la magia, la magia te escoge a ti.









No hay comentarios:

Publicar un comentario