lunes, 9 de noviembre de 2015

El Duque y Yo


Y como prometí, tan pronto como he acabado de leer El Duque y Yo os traigo la reseña de una novela cargada de amor, sarcasmo y sobretodo mucho, pero que muuucho humor. Y es que si algo tengo que destacar de este libro es que no había capitulo en el que una carcajada, o como poco una sonrisa, saliera de mi.



 La historia se centra en la familia Bridgerton y sus 8 descendientes, cuatro hermanos y cuatro hermanas nombrados alfabéticamente por orden de nacimiento (Anthony, Benedict, Colin, Daphne... Y así hasta llegar a la H), en particular en Daphne y su historia de amor y amistad con Simon Basset, un duque con una infancia bastante turbulenta y triste que sin saber como se enamorará de nuestra protagonista como era de esperar, la cual se encargará de poner patas arriba la vida que hasta ahora había decidido llevar.



 Como ya he dicho, se trata de una lectura muy pero que muy ligera gracias a sus grandesdosis de humor, un humor muy ingenioso que muchas veces no te esperas debido a la época esta ambientada, siglo IXX, pleno período victoriano. Y una de las cosas que más me ha gustado es que, pese las ataduras que las mujeres de ese entonces poseían y la forma de pensar tan cerrada que existía, nuestra protagonista, y sobre todo la madre de esta, se nos presentan como atípicas, doncellas con mucho carácter, intelecto, poder de habla y que son independientes hasta cierto punto, cosa que se agradece.




 Por otra parte, la familia Bridgerton, aunque haya tenido menos presencia de la que me habría gustado, es encantadora. La relación de los hermanos entre ellos, además de con su madre es memorable, hace que se te encoja el corazón de lo natural que resulta, cada uno con una personalidad marcada y con esa cercanía entre ellos, esa protección conjunta (a veces tan excesiva que resultaba cómica)... En resumen, los personajes secundarios hacen que te entren ganas de leer los otros 7 libros que continúan la saga y que nos contarán sobre sus propias historias de amor.



  

 El duo protagonista no se queda atrás, y es que mientras Daphne, alegre y espontánea sin llegar a ser estúpida o en habladora en exceso, hace un perfecto contraste y a la vez combinación con el callado e ingenioso Simón. El comienzo de su relación, que más cómico no podía ser, ya nos demuestra que están hechos el uno para el otro, además que comiencen como amigos siempre se agradece, por que demuestra que de verdad se ha procesado un enamoramiento, no ha sido algo platónico o artificial. Esto no quiere decir que no haya drama, que lo hay, y muchas sorpresas que a mí me hicieron hasta cerrar el libro de la sorpresa y no querer leer más obviamente caí en la tentación.

 No se hace una historia pastelosa en exceso gracias a la forma de escribir de la autora, es muy ligera de leer, incluso se me hizo corta al final, en mi opinión esta en su punto.



 Es una novela 100% recomendable para aquellos que busquen una lectura de época, que te encoja el corazoncito y que además te haga reír.
 No os perdáis la reseña de El Vizconde que me amó, el libro que nos narrará la historia de amor del mayor de la familia, Anthony y que estoy segura estará a la altura de este primero.




LO MEJOR: Sus entrañables personajes, la familia Bridgerton, el humor y Lady Whistledown
LO PEOR: Muy corta, me hubiera encantado que tuviera 100 o 200 páginas más


 

PUNTUACIÓN: 9/10

Sensible, familiar y muy divertida



''Ahora no tiene comparación con mañana. Y mañana no podrá competir con el día siguiente. Tal y como me siento ahora, mañana va a ser mucho mejor.''


No hay comentarios:

Publicar un comentario