viernes, 6 de noviembre de 2015

¡Empezamos con las novelas románticas!

 Un genero que tenía muchas ganas de empezar y por el cual no me decidía nunca era el de las novelas románticas históricas, preferiblemente si estas estaban en la línea de las de Jean Austen, de la que soy fan desde hace ya tiempo. Sin embargo tenía un poco de duda por que libro exactamente empezar hasta que un día, mientras volvía en el autobus de camino a casa, mi vena cotilla decidió echar un vistazo al e-book de la señora sentada delante mía y vi que leía algo bastante cómico a la par que interesante, por lo que me quedé con varios nombres de los personajes que aparecían y los busqué: Penélope, Collin, Eloise... 
                                     ¡Y bingo! Me encontré con una saga llamada Los Bridgerton, escrita por Julia Quinn y ambientada en el siglo IXX, por lo que, después de leer varias críticas MUY positivas sobre los ocho libros que la componen, me compré el primer libro de esta, titulado: El Duque y Yo. ¡Y que sorpresa! Aún no he acabado de leer las casi 400 páginas que lo componen pero en un día he leído casi la mitad y como para no hacerlo, es una lectura que engancha, ya sea por la trama, por sus carismáticos personajes o por el característico humor de su escritora, basado muy en el ingenio y el sarcasmo que os sacarán más de una sonrisa y alguna que otra carcajada. 
 Aquí os dejo el resumen del primer tomo y la portada, pronto espero traer también la reseña completa y de seguro, no será la primera de este género y autora que pasen por este blog. 

 Todos parecían divertirse en aquel baile que reunía a lo más selecto de la sociedad londinense. Todos, excepto ellos dos. Daphne, una hermosa joven agobiada por su madre, y Simon, el huraño nuevo duque de Hastings, tenían el mismo problema: la continua presión para que encontraran pareja.
 Al conocerse, se les ocurrió el plan perfecto: fingir un compromiso que los liberara de más agobios. Pero no sería sencillo, ya que el hermano de Daphne, amigo de Simon, no es fácil de engañar, ni tampoco lo son las avezadas damas de la alta sociedad. Aunque lo que complicará de verdad las cosas será la aparición de un elemento que no estaba previsto en este juego a dos bandas: el amor.
 Desde que fue presentada en sociedad, Daphne no tiene un momento de respiro. La culpa es de su madre, a la que adora, pero que está obsesionada con encontrarle un marido cuanto antes. Lo peor del caso es que los hombres razonablemente deseables no están interesados, y los que sí lo están son unos incansables pesados de los que tiene que librarse... incluso a golpes. Por eso acepta encantada la idea del duque de Hastings de fingir un noviazgo que ahuyente a los pretendientes. Aunque quizá también tenga algo que ver el hecho de que el joven duque comienza a resultarle cada vez más seductor.
 Marcado por una infancia llena de soledad y resentimiento, Simon Basset, el nuevo duque de Hastings, no quiere saber nada de la vida social de Londres ni, desde luego, de los intentos de las elegantes damas de "cazarlo" como marido para sus hijas. Cuando conoce a Daphne, cree haber encontrado el plan perfecto: un compromiso ficticio que mantenga alejadas a las pretendientes que lo agobian. Y cuando la atracción fingida comienza a convertirse en algo demasiado real, Simon deberá enfrentarse a los fantasmas del pasado que le impiden disfrutar la felicidad que el destino pone al alcance de su mano.




                        

¡Os encantará!

No hay comentarios:

Publicar un comentario